Fuentetaja

 

Boletín de novedades

Adolfo Bioy Casares

No hay imagen establecida
(Buenos Aires, 1914-1999). Escribió su primera novela a los once años para una prima de la que estaba enamorado. A los dieciocho conoció a Borges, con quien mantuvo toda la vida una «amistad a la inglesa» —que eludía la confesión íntima—. Su mujer Silvina Ocampo y el propio Borges le animaron a dejar los estudios de derecho para ser escritor. Sus narraciones, en las que la realidad y lo fantástico se funden en un mismo plano, no tienen taras, como los diamantes. Practicó una literatura donde la precisión de la trama logra atar al lector. Borges destacó la perfección de La invención de Morel, el más célebre y difundido de sus libros, pero cuando preguntaban a Bioy por un libro suyo siempre nombraba El sueño de los héroes.